9/11/2012

Especies emblemáticas de Venezuela


Especies emblemáticas de Venezuela

Árbol Nacional

El Araguaney (Tabebuia chrysantha)
Fue declarado Árbol Nacional el 29 de mayo de 1948. Es un árbol que resiste
los suelos duros, secos, pobres en sustancias orgánicas y los climas cálidos. Sin
embargo, para lograr un buen desarrollo requiere de abundante luz, así como de
suelos livianos y con buen drenaje.
Es conocido con los nombres de Acapro, Curarí, Araguán o Cañada, Puy y Aravanei,
como lo bautizaron los indios Caribes, y tiene como una de sus características
sus flores amarillas. Su hábitat natural son los bosques deciduos, es decir que
pierden sus hojas durante la época de sequía.
Florece en todo su esplendor durante los primeros meses del año cuando el suelo
está extremadamente seco.

Ave Nacional
El Turpial (Icterus icterus)
Declarada Ave Nacional de Venezuela el 23 de mayo de 1958, se reconoce por sus
colores amarillo-naranja en todo el cuerpo, excepto la cabeza y las alas que son
negras con blancas y tiene una mancha azul pequeña pero intensa alrededor de
los ojos.
Vive en solitario o en parejas en lugares cálidos, como los llanos y los bosques
deciduos (que pierden las hojas en época de sequía) y de galería (en las márgenes
de los ríos), y zonas de la Guajira, Península de Paraguaná, Litoral Caribe hasta el
Estado Sucre, y a través de los llanos llega al Orinoco. También en Margarita y en
la frontera con Colombia.
Se alimenta de frutas e insectos. Su canto variado y melodioso se escucha al
amanecer.

Flor Nacional
La Orquídea o Flor de Mayo (Cattleya mossiae)
Fue declarada Flor Nacional el 23 de mayo de 1951. Su nombre científico recuerda
a William Cattley, quien en 1818 cultivó las primeras plantas de esta especie en
Inglaterra.
El color de Cattleya mossiae es violeta lila, pero otras orquídeas tienen colores
muy variados que van desde el blanco, pasando por el amarillo, rosado, hasta el morado intenso.
La familia de las orquídeas es la más grande del reino vegetal, e incluye aproximadamente
30.000 especies y 800 géneros, cuya mayor cantidad de géneros
se
encuentra en América del Sur.
Son plantas epifitas y no parásitas, como muchas veces se piensa, ya que viven
sobre un sustrato (tronco por ejemplo) pero no se alimentan de éste. Las orquídeas
pueden encontrarse en muchos lugares del país y crecen tanto en zonas boscosas
cálidas y lluviosas, como en zonas frías, cercanas al páramo.


El Cardenalito (Carduelis cucullata)
Se le nombra de diferentes maneras: Coloradito, Pájaro de la Virgen, Cardenalillo.
El cardenalito es una pequeña ave de vistoso plumaje rojo y negro y es considerada
la especie más amenazada de Venezuela. Su distribución actual ocupa menos del
20% de la ocupación original.
Esta ave podría extinguirse en vida silvestre en un futuro cercano si no se logra
controlar su captura y comercio, prácticas realizadas persistentemente desde
1835. El comercio desmedido está fuertemente vinculado a la hibridación con
canarios para producir canarios rojos, lo cual constituyó un acontecimiento en
la canaricultura y marcaría el inicio de la extinción del cardenalito, debido a los
altos precios de esta especie en el mercado nacional e internacional.
El cardenalito está especialmente
protegido en Venezuela,
según la resolución
439 del
07/12/82, en G.O. No. 32619.
En Venezuela se conoce su
presencia
en los Parques Nacionales
Guatopo y Terepaima
y posiblemente en el Parque
Nacional El Avila (Rodríguez
y Rojas-Suárez, 1995).


El Oso Andino, Frontino o de Anteojos (Tremarctos ornatus)
El Oso Andino o Frontino es la única especie de oso que existe en Suramérica. Se
encuentra a lo largo de toda la cordillera andina, desde Bolivia, Perú, Ecuador
hasta Venezuela, en lugares que van desde los 250 hasta un poco más de los
4.000 metros sobre el nivel del mar. En nuestro país, se encuentra en la Sierra de
Perijá en el estado Zulia y en la Cordillera de los Andes, abarcando Barinas, Lara,
Mérida, Táchira y Trujillo.
Tiene un pelaje de color negro con dos manchas blancas en forma de anteojos,
por
lo que también se le conoce en algunas regiones como Oso de Anteojos.
También
posee manchas de coloración blanca o amarillenta en el hocico y en el cuello.
Este oso es un animal diurno, terrestre y regularmente trepador. Su zona preferida
para vivir son los bosques tropicales húmedos y nublados de Los Andes donde
abundan árboles de gran altura, así como musgos, bromelias, orquídeas, palmas y
helechos. Son animales omnívoros y su dieta se basa principalmente en una gran
variedad de frutos, bayas, brotes de bambú, tallos de bromelias, parte carnosa de
los frailejones, pequeños vertebrados e invertebrados. En los árboles construye
nidos y los trepa hábilmente para procurarse alimento o huir de sus enemigos.
Casi siempre se le observa solo y las hembras tienen entre una o dos crías, que
nacen después de unos siete meses de gestación aproximadamente y pesan entre
250 y 500 gramos.
La destrucción de su habitat y la cacería furtiva constituyen las principales causas
de la disminución de las poblaciones de estos animales. En Venezuela esta especie
está protegida y considerada en Peligro de Extinción. Puedes verlos en una
excelente exhibición en el Zoológico de Bararida (Barquisimeto) donde se han
reproducido. Actualmente diversas organizaciones latinoamericanas realizan
esfuerzos para la conservación de esta especie en la región.